7 preguntas relevantes a tener en cuenta antes de certificar tu edificio

Eres propietario/propietaria de un edificio y estás pensando hacer una rehabilitación integral. Eres promotor/promotora y quieres construir un edificio. Estás pensando que estaría bien apostar por la sostenibilidad y aprovechar la oportunidad de obtener un inmueble de calidad que te destaque de la competencia. ¡Enhorabuena! Estás escogiendo el camino correcto.

Alguna vez has oído hablar de las certificaciones voluntarias de arquitectura sostenible. Algunos nombres como LEED, BREEAM, DGNB, Minergie, PassivHaus, VERDE, etc te son vagamente conocidos y piensas que estaría bien aprovechar la oportunidad y certificar tu edificio.

Pero… ¿cuál escoger?

certificacion-ambiental-sostenibilidad-leed-breeam-minergie-dgnb

Aquí empiezan las dudas. No lo tienes claro. Hablas con unos y con otros, y todos te dicen que su sello es el mejor.

Bien, en mi opinión:

No hay mejores ni peores certificaciones.

Las hay más o menos adecuadas según tus necesidades.

Establecer perfectamente tus necesidades, será el secreto de una buena elección. Asegúrate de recibir un buen asesoramiento previo en estas 7 preguntas clave:

1- ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué quieres conseguir?

Es muy importante cuando te planteas certificar tu edificio que tengas claros tus objetivos. La idea es fijar una estrategia adecuada y elegir la mejor opción.

He aquí algunos ejemplos:

  • Asegurarte una calidad constructiva superior, avalada por un organismo independiente de reconocido prestigio.
  • Demostrar a los posibles clientes que ahorrarán costes en los suministros y ganarán confort.
  • Demostrar la calidad constructiva del edificio y el ahorro de costes en los suministros para los inquilinos.
  • Aumentar el valor de mercado de tu inmueble en una tasación.
  • Publicitar tu marca asociándola a otra de reconocido prestigio internacional
  • Asegurar un comfort y calidad de vida muy elevados a los inquilinos.
  • Transmitir una sensibilidad especial con el medio ambiente y mejorar la imagen
  • Coherencia con las políticas de empresa, imagen y RSC responsabilidad social corporativa.
  • Destacar frente a la competencia, siendo el primero en tu ámbito.
  • Convicción personal
  • Obtener información y establecer un punto de partida para implantar una RSC.

 

2- ¿Cuál es tu público? ¿A quién te diriges?

Es evidente que no es lo mismo una empresa multinacional con sedes repartidas por los 5 continentes, que una empresa local con clientes de su mismo entorno, o un particular. Certificarás sólo un edificio, o te planteas un número mayor ya ahora o en el futuro. Tampoco será lo mismo la tipología de edificio: ¿se trata de un hotel? ¿unas oficinas? ¿viviendas?…

Dependiendo del tamaño, tipo, ubicación y sobretodo el cliente a quién te diriges, unas certificaciones serán más recomendables que otras.

 

3- Conocimiento del sello por parte del mercado al que te diriges

¿Tu entorno está en el mundo anglosajón? ¿O es por el contrario, predominantemente germano? ¿El cliente al que te diriges, conoce y valora ya uno de los certificados? ¿Tu país se asocia con alguno de ellos?

 

4- ¿Qué nivel, dentro de la certificación, quieres conseguir?

Dentro de cada sello hay diferentes tipos y categorías de certificaciones. De bueno a muy bueno o excelente. Unos lo expresan con metales (platino, oro, plata…), otros con el número de hojas, etc.

En muchos casos, para alcanzar un nivel determinado se habrán de aplicar una serie de medidas en el edificio que reportarán unos puntos o créditos. Debes saber que cada crédito que ganes tendrá un coste. Pero no todos son iguales: hay créditos que comportarán una inversión económica importante y otros que saldrán prácticamente gratis.

Por tanto, es importante saber a priori qué nivel quieres conseguir. Porque tendrá un coste asociado. Y esto dependerá básicamente de tus objetivos, de los que hablaba en el punto 1.

 

5- ¿Cuál es tu presupuesto? ¿Tienes un margen de flexibilidad?

Tema evidentemente muy importante, ya que hay grandes diferencias. Como he dicho en el punto anterior, el nivel deseado marcará el presupuesto de la inversión en la obra.

Por otra parte están las tasas de la entidad certificadora, y además la cantidad de horas de trabajo de consultoría, que varían en gran medida según el certificado escogido.

 

6- ¿Puedes cumplir con todos los criterios obligatorios?

Todos los certificados requieren el cumplimiento de unos requisitos imprescindibles, que son diferentes en cada caso. Quizás haya algún certificado donde cumplir un requisito obligatorio puede ser imposible o inviable económicamente. Si por algún motivo no puedes cumplirlos todos, no conseguirás la certificación. Por ello es importantísimo estar absolutamente seguro de este punto desde el principio y evitar sorpresas desagradables.

 

7- ¿Qué vas a hacer con este certificado? ¿Cómo lo utilizarás?

Estos certificados, bien utilizados, son una herramienta de marketing potentísima. Debes tener claro tus necesidades y estrategias comunicativas desde el principio, pues hay sellos con marcas más fuertes que otras, que te pueden ayudar. Y esto puede ser el elemento decisivo en tu elección final.

Por supuesto, hay algunas preguntas más que ayudarán en la elección, pero éstas serán determinantes.

 

¿Qué opinas? ¿Crees que hay alguna pregunta más que sería relevante?

Gracias por compartirlo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *