¿Qué es LEED?

LEED es un estándar de construcción sostenible para medir e implementar las estrategias de sostenibilidad en el diseño, construcción y mantenimiento de edificios y barrios, desarrollado por el U.S. Green Building Council (EEUU).

LEED es una herramienta voluntaria que sirve como guía y mecanismo de evaluación, basada en el mercado inmobiliario . LEED se aplica tanto a edificios comerciales, institucionales y residenciales, así como al desarrollo de la urbanización sostenible.

LEED busca optimizar el uso de los recursos naturales, promover estrategias regenerativas y restauradoras, maximizar lo positivo y minimizar las consecuencias ambientales y de salud humana negativas de la industria de la construcción y proporcionar ambientes interiores de alta calidad para los ocupantes del edificio.

Better, Brighter, Healthier Buildings for Live, Work and Play

¿Cómo mide LEED la sostenibilidad?

El estándar está organizado en 8 categorías principales + 1 categoría que englobaría todo el proceso (Integrative Process). Las categorías se distribuyen a su vez en pre-requisitos (de obligado cumplimiento) y créditos (optativos) por los que se otorgan puntos.

 

 

¿Cuáles son las 9 categorías LEED? 

A continuación un resumen de las diferentes categorías en las que se agrupan los créditos LEED, es decir las estrategias a aplicar por las que se consiguen puntos.

  1.  Proceso Integrado
  2.  Localización y Transporte
  3.  Emplazamientos sostenibles
  4.  Eficiencia en el uso de agua potable
  5.  Energía y Atmósfera
  6.  Materiales y Recursos
  7.  Calidad del Aire Interior
  8.  Innovación
  9.  Prioridad Regional

 

El objetivo de esta categoría (Proceso Integrado) es identificar y usar las oportunidades de incorporar estrategias de sostenibilidad ya desde el inicio del diseño, para lograr sinergias entre disciplinas y sistemas de construcción.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Contar con un equipo técnico multidisciplinar cohesionado ya desde el inicio del proyecto, que aporte sinergias y soluciones enriquecedoras.
  • Explorar las opciones de optimización que ofrece el emplazamiento.
  • Realizar simulaciones energéticas básicas (tipo de “caja”) para ir comprobando que las decisiones de proyecto obtienen los resultados deseados.
  • Analizar y evaluar posibles vías de ahorro de agua potable a partir del primer diseño esquemático de la instalación de suministro del edificio.

La categoría LT (Localización y Transporte) considera las características existentes de la comunidad circundante al edificio y cómo esta infraestructura afecta el comportamiento de los ocupantes y el impacto ambiental.

  • Desarrollo compacto: Situar el edificio en un entorno urbano consolidado, en vez de en nuevas urbanizaciones.
  • Transporte alternativo: el edificio debe tener acceso cercano al a transporte público (tren, metro, autobús, tranvía), fomentar el uso de vehículos eléctricos, vehículos compartidos (carsharing), y facilitar el uso de la bicicleta entre sus usuarios.
  • Acceso a servicios: es importante que en el entorno cercano del edificio se disponga de acceso a comercios, restaurantes, sucursales bancarias, bibliotecas, farmacias, etc

La categoría de Emplazamientos Sostenibles (SS) premia las actuaciones sobre el entorno que rodea al edificio. Se centra en la restauración de los elementos del emplazamiento del proyecto, su integración con los ecosistemas locales y regionales, y la preservación de la biodiversidad en la que se apoyan los sistemas naturales.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Prevención de la contaminación por la actividad constructiva: Este prerequisito obliga a minimizar la erosión del terreno, la sedimentación de partículas en las corrientes hídricas y la emisión de polvo en el aire.
  • Evaluación ambiental del emplazamiento: análisis previo al proyecto del sitio desde el punto de vista topográfico, hidrológico, climatólogico y factores de impacto en la salud humana.
  • Protección o restauración del habitat de territorios sensibles: Conservar las áreas naturales existentes y restaurar las dañadas o contaminadas para proporcionar un habitat natural y promover la biodiversidad.
  • Maximizar el espacio abierto: Crear un espacio abierto exterior que fomente la interacción con el medioambiente, la interacción social, la recreación pasiva y las actividades físicas.
  • Gestión de escorrentías y aguas pluviales: Reducir el volumen de las escorrentías y mejorar la calidad del agua mediante la no impermeabilización del terreno.
  • Reducción del efecto “Isla de Calor”: usar materiales de color blanco o muy claro en cubiertas y suelos para reflejar la radiación solar.
  • Reducción de la contaminación lumínica: evitar el uso de luminarias que proyecten luz hacia el cielo.

La categoría de Eficiencia del Agua (WE) aborda el agua de manera holística, observando el uso en interiores, en exteriores, usos especializados y medición. El enfoque está basado en “ante todo el ahorro” del agua potable. Una vez reducido el uso del agua potable, los créditos WE reconocen adicionalmente el uso de fuentes no potables y otras alternativas de uso eficiente.

Además, la energía necesaria para tratar el agua para beber, transportarla hacia y desde un edificio, y tratarla o eliminarla representa una cantidad significativa de uso de energía no reflejada por el contador del suministro de un edificio.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Jardinería eficiente: uso de plantas autóctonas de bajo consumo hídrico o que no requieran riego después del periodo de enraizamiento.
  • Griferías y sanitarios de bajo consumo: instalación de accesorios para baños y cocinas con etiqueta WaterSense o equivalente que garantice el ahorro de agua potable sin perder las prestaciones de comfort para el usuario.
  • Medición del consumo de agua del edificio: seguimiento manual o automatizado de los diferentes consumos de agua mediante contadores para detectar posibilidades de mejora en la gestión del edificio.
  • Consumo de agua de las torres de refrigeración: Si las hubiera, conservar el agua empleada como agua de reposición de las torres de enfriamiento controlando al mismo tiempo los microbios, la corrosión y los depósitos de calcio en el sistema de agua del condensador.

La categoría de Energía y Atmósfera (EA) aborda la energía desde una perspectiva global, abordando la reducción del uso de energía, estrategias de diseño eficiente en energía y fuentes de energía renovables. La categoría EA reconoce que la reducción del uso de combustibles fósiles se extiende mucho más allá de los límites del edificio.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Arquitectura eficiente: Ante todo es esencial un diseño que reduzca las necesidades globales de energía mediante estrategias como la orientación del edificio, selección de un buen acristalamiento, elección de materiales de construcción apropiados para el clima, etc.
  • Instalaciones eficientes: Estrategias como la calefacción y la refrigeración pasivas, la ventilación natural y los sistemas HVAC de alta eficiencia en asociación con los controles inteligentes reducen aún más el uso de energía de un edificio.
  • Uso de energías renovables: La generación de energía renovable en el sitio del proyecto o la compra de energía verde permite que partes del consumo de energía restante se satisfagan con energía de combustible no fósil, disminuyendo la demanda de fuentes tradicionales.
  • Commissioning: El proceso de puesta en marcha es fundamental para asegurar edificios de alto rendimiento. La participación temprana de una autoridad de puesta en servicio ayuda a prevenir problemas de mantenimiento a largo plazo y el desperdicio de energía verificando que el diseño cumple con los requisitos y funciones del proyecto del propietario según lo previsto.

La categoría Materiales y Recursos (MR) se enfoca en minimizar la energía incorporada y otros impactos asociados con la extracción, procesamiento, transporte, mantenimiento y eliminación de materiales de construcción. Para ello se promueve el análisis completo de ciclo de vida de los materiales con la intención de mejorar la eficiencia de los recursos y reducir los impactos incorporados.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Uso de materiales recuperados o con contenido reciclado
  • Uso de materiales regionales: fabricados y con materia prima extraida y procesada dentro de un radio de 160 Km de la obra
  • Uso de materiales de ciclo cerrado “Cradle to Cradle
  • Uso de materiales con declaración ambiental de producto (DAP)
  • Reducción del contenido de metales pesados en los materiales de construcción (mercurio, plomo, cadmio,..)

La categoría Calidad Ambiental Interior (EQ) premia las decisiones tomadas por los equipos de proyecto sobre la calidad del aire interior y la comodidad térmica, visual y acústica. Los edificios verdes con buena calidad ambiental interior protegen la salud y la comodidad de los ocupantes del edificio.

Los ambientes interiores de alta calidad también aumentan la productividad, disminuyen el absentismo, y mejoran el valor del edificio. Esta categoría aborda factores ambientales como la calidad del aire, calidad de la iluminación, diseño acústico, control sobre el entorno, etc que influyen en la forma en que la gente aprende, trabaja y vive.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Uso de materiales con bajo contenido y bajas emisiones de compuestos orgánicos volátiles (VOC)
  • Protección de los materiales de construcción y la calidad del aire interior durante y después de la construcción.
  • Establecimiento de sistemas de captación de contaminantes en las entradas físicas del edificio, y también en las entradas del aire, mediante el uso de filtros en las instalaciones.
  • Diseño y control de la calidad acústica de los interiores, cuidando el aislamiento acústico del exterior e interiores así como los tiempos de reverberación.
  • Monitorización de las concentraciones de CO2 en todos los espacios interiores con previsión de alta ocupación.
  • Altos niveles de iluminación natural de los espacios interiores regularmente ocupados, para asegurar el confort y también el ahorro de energía.
  • Espacios interiores regularmente ocupados con vistas de calidad (al exterior, a zonas verdes, espacios con actividad, etc)

Las estrategias y medidas de diseño sostenible evolucionan y mejoran constantemente. Las nuevas tecnologías se introducen continuamente en el mercado, y la investigación científica actualizada influye en las estrategias de diseño de edificios.

Estrategias que se aplican en esta categoría:

  • Introducir características innovadoras en el diseño y construcción del proyecto.
  • Exceder de manera significativa los requerimientos de algunos créditos LEED de las anteriores categorías.
  • Incorporar al equipo del proyecto un asesor LEED acreditado.

En esta categoría se otorgan hasta cuatro puntos adicionales, si se consiguen los créditos que LEED determina que son de especial relevancia dependiendo de la localización del proyecto (1 punto adicional por cada crédito de la lista conseguido).

Cada país tiene asignados una lista de créditos. En el caso de España son los siguientes:

  • Producción de energía renovable
  • Optimización del comportamiento energético
  • Instalaciones para bicicletas
  • Reducción de la contaminación lumínica
  • Reducción del uso de agua para el exterior
  • Reducción del uso de agua para el interior

 

Clickar para ver algunos ejemplos

 

 

 

Gracias por compartirlo: